Top

EL PATIO

“El Patio” De Joaquín Rodriguez

 

Ahora tu camino es fácil, después puede ser complicado y sin esperanza. Así es la Zona, a veces puede incluso parecer caprichosa. Pero es que nosotros mismos la hacemos, según nuestra propia condición.

Stalker – (el guía protagonista)

 

 

En “El Patio” de Joaquín habita una nueva tribu, sobrevivientes sin heridas, noveles y bellos salvajes. Los vemos cómodos entregados al paisaje, sin distancia sin limitación, por el contrario lo hacen suyo, desnudos al calor de la química, van de pesca, ven televisión, y se ven a ellos mismos.

 

El cine nos ha entregado un sinfín de historias del futuro, de los que sobreviven a un cataclismo o a un acontecimiento final, alguna pandemia, guerras por el agua, por el petróleo, envenenamientos masivos, incluso eventos desde fuera de este mundo. De todas elijo una, quizás la más dramáticamente bella: Stalker, o en su traducción, La Zona.

 

La narración transcurre en un territorio imposible, en parajes donde convive la huella de lo humano con la arremetida brutal de la naturaleza, donde un evento “extra terrestre” transforma esta geografía. Se le transfieren entonces condiciones sobrenaturales, se le reconoce como una especie de tierra prometida ante la posibilidad de alcanzar una felicidad plena. Éste es un lugar para pocos, completamente aislado y resguardado por el estado, al que sólo se puede llegar con un guía (Stalker), un iluminado capaz de sortear las inclemencias de este territorio vivo y hostil.

 

La imágenes, me sugieren la posibilidad de un remake, eso sí, lejos de Tarkovski, diría más cercano a Sofía Coppola. Este remake, distorsionaría la historia pues acá no habría guía (Stalker), ni viaje, ni profesor, ni escritor, nadie representativo del espíritu moderno, ni de la ciencia, ni del conocimiento. Por el contrario, el futuro está clausurado, acá los protagonistas son jóvenes que viven sólo su presente, una plenitud de ocio y goce luego del tortuoso recorrido de la vida misma en el territorio oficial.

 

Este remake chilensis contempla el poder vivir en la zona, (algo imposible en la original). Y de eso trataría, de la estrategia de fundar un lugar sagrado, donde nadie quiere estar.

 

 

Carlos Silva Troncoso

Curador